sábado, 30 de agosto de 2014

Escenas y Diálogos (4): La Selección

Sección que creó el blog Paradise Of Words, que consiste en escribir las escenas y diálogos que te gustaron de un libro que leíste.
       * Esta sección puede tener spoilers *

  No podía creérmelo. ¡Su familia estaba pasando dificultades para llegar a final del mes, y él estaba ahorrando para mí! No sabía si soltarle una regañina o comérmelo a besos. 
  –¿De verdad te parece que esto es una jaula? –Es sus ojos se reflejaba la preocupación.
  –Sí –dije, ya más serena. Y enseguida añadí–: Alteza.
 Él se rio.
 Volvió a sonreír.
  –No menciones esto a las otras. En teoría se supone que no tengo que conoceros hasta mañana, y no quiero que nadie se moleste. Aunque no creo que la bronca que me has soltado se pueda considerar una cita romántica, ¿no?
 Esta vez fui yo quien sonrió.
  –¿Tu crees —preguntó Maxon– que podría seguir llamándote «querida»?
  –Ni hablar –le susurré.
  Se produjo un silencio entre nosotros, y los dos sonreímos.
  Nuestra amistad –si es que podía llamarse así– desde luego era rara e imperfecta, pero al menos era honesta.
  –Sé que nos acabamos de conocer, pero creo que eres maravillosa. Y me duele verte herida.
  –Tú mírame como si no pudieras resistirte a misencantos –dijo, poniendo morritos y forzando una mueca, lo cual hizo que se me escapara la risa.
 La cámara disparó justo en aquel momento, y nos pilló a los dos riéndonos.
  En aquel momento sentí que había una conexión entre nosotros, algo profundo y verdadero. 
  –Estamos seguras de que es usted su favorita, señorita. Casi todas lo dicen –suspiró Lucy, encantada.
  –Si no quieres que me enamore de ti, vas a tener que dejar de estar tan encantadora. Mañana a primera hora haré que tus doncellas te cosan unos vestidos hechos con sacos de patatas.
  Me quedé contemplando el jardín y por el rabillo del ojo vi que me miraba. Su cara estaba increíblemente cerca de la mía. Cuando me giré para preguntarle qué era lo que miraba tanto, me sorprendió notar que estaba tan cerca que podría haberme besado.
  Y más aún me sorprendió que lo hiciera.
  Antesde abrir la puerta, tiró de mí para besarme de nuevo. Fue como una inyección de luz del sol corriendo por mis venas.
  –Las castas nunca me han importado demasiado –respondí, en voz baja.
 Él esbozó una sonrisa.
  –¿Estás enamorada de Maxon? –preguntó, y por un momento oí a la May que conocía, siempre tan loca por los chicos. Ya se le pasaría.
  –Humm, no sé, pero…
  –¡America! ¡Estás enamorada de Maxon!
  –Si esto fuera más sencillo, ya habría eliminado a todas las demás. Sé lo que siento por ti. A lo mejor soy demasiado impulsivo al pensar que pueda estar tan seguro, pero tengo la convicción de que sontigo sería feliz.
  –¿Perdonarte el qué? ¿Nuestra estúpida discusión? Ya está olvidada. ¿Que tus sentimientos no afloren al ritmo de los míos? Estoy dispuesto a esperar –aseguró, encogiéndose de hombros.

10 comentarios :

  1. Hola :3.
    Te he nominado al premio Best Blog:
    http://lecturasilenciosas.blogspot.com.es/p/premio-best-blog.html
    Muchos besos ♥.

    ResponderEliminar
  2. Hola^^
    Como no me gustó mucho el libro, las escenas y los diálogos tampoco es que me apasionen, aunque alguno están bien.
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja bueno...Si no te gustó el libro es complicado que alguna frase te guste :/

      Eliminar
  3. ¡Muchísimas frases! :O
    Este libro no lo he leído, pero la portada es demasiado bonita.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Kiera escribe con dulzura, lo que hace que algunas citas sean bonitas y aunque sencillas, memorables :)
    ¡Buena sección y preciosa entrada!

    ResponderEliminar
  5. Hola!!! Yo aún no he leído el libro pero me lo han recomendado muchísimo y las frases están muy bien! Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te llama la atención deberías darle una oportunidad :)
      Pero te recomiendo algo: no leas con muchas expectativas

      Eliminar